Declaración solicitando el fin de la violencia en Chile y la no criminalización de las protestas

Home / Noticias / Declaración solicitando el fin de la violencia en Chile y la no criminalización de las protestas
Declaración solicitando el fin de la violencia en Chile y la no criminalización de las protestas

Los gobiernos neoliberales en Latinoamérica han demostrado que tienen una capacidad en común: transformar a sus países en naciones de enemigos y gobernar poniendo sus democracias entre paréntesis.

En países como Argentina, Chile, Colombia y Ecuador, encontramos un común denominador: protestas sociales contra medidas de ajuste fiscal y su criminalización por parte de las autoridades.

Frente a esa construcción de la barbarie, la derecha apela a lo que tiene más a mano, la cultura del miedo. El alza del precio del pasaje en Chile es una gota equivalente a cualquiera de las que ha venido llenado la paciencia desde la instalación del modelo neoliberal durante la dictadura, y que se ha acentuado bajo las administraciones de la derecha de Sebastián Piñera.

En Chile, el llamado milagro económico latinoamericano, consiste en una sociedad que hizo de la deuda su contrato social. Individuos que quieren vivir juntos, pero que viven en un modelo que los deja solos y que convierte en delincuente al que se atreve a reclamar.

El Gobierno de Piñera -por un lado- ha favorecido consistentemente este contrato social del malestar, beneficiando en millones de dólares con reformas tributarias a los más ricos, fortaleciendo el negocio privado de las pensiones, desarmando los derechos conquistados en gratuidad en educación superior, entre varias otras medidas. Pero por otro, en su ineptitud e indolencia, ha logrado transformar la solidaria protesta de algunos estudiantes secundarios, ante el alza del pasaje del metro -el alza del pasaje no los afectaba a ellos, sino que a sus padres- en un movimiento.

Porque al mismo momento en que decidió cerrar las puertas del tren para todos, transformó también a todos los chilenos en evasores. Hizo sonar el toque de queda que resuena, de nuevo, como en dictadura, en los traumatizados oídos de generaciones completas. La violencia se ha propagado y ya han muerto tres personas en circunstancias que el Gobierno no ha sabido aclarar. La historia no se repite, la historia está anclada en la piedra del abuso en Chile.

Por eso, el Grupo de Puebla:

  • Apoya la manifestación pacífica del pueblo de Chile, que comenzaron los estudiantes secundarios referido al alza del pasaje del metro, pero que hacen frente a las desigualdades y las injusticias que tienen en su raíz la profundización del modelo neoliberal del actual gobierno.
  • Observa con preocupación la criminalización del pueblo en su legítimo derecho a protestar, por parte del Gobierno de Sebastián Piñera.
  • Repudia el llamado a la represión militar en contra de las manifestaciones y la declaración del Estado de Excepción como mecanismo de resguardo del orden público por un mal diseño e implementación de políticas del Gobierno.
  • Urge al presidente Sebastián Piñera, no solo a la suspensión, sino al envío de un decreto revocatorio del alza del pasaje, así como también al fin de la represión y de la barbarización de la ciudadanía movilizada y organizada.
  • Espera que la solución a esta crisis sea pacífica, y que sea una oportunidad que señale el comienzo de un nuevo camino de transformación hacia la sociedad justa y solidaria que los chilenos y chilenas merecen.

Firmado, el 20 de octubre de 2019

Clara López Obregón

Celso Amorim

Karol Cariola

Rafael Correa

Marco Enríquez-Ominami

Fernando Haddad

José Miguel Insulza

Camilo Lagos

Fernando Lugo

Esperanza Martínez

Daniel Martínez

Aloizio Mercadante

Carlos Ominami

Carol Proner

Gabriela Rivadeneira

Dilma Rousseff

Ernesto Samper

Jorge Taiana